CHECHE LÓPEZ MARÍN

HOMENAJE ESCRITO A UN GRAN CULTOR POPULAR VENEZOLANO: 
CHECHE LÒPEZ

Contexto geográfico de la cuna del personaje:
ORÍGENES:
 Los marines es un reducido caserío que se encuentra ubicado al Noreste de la población de Yaguaraparo y perteneciente a la jurisdicción del Municipio Cajigal del Estado sucre en Venezuela.
El pequeño pueblo es una zona de productores agrícolas que siembran y cosechan cultivos del cacao y el  café y en igual otros rubros como: aguacate, naranja, maíz, tubérculos entre otros. La vía de acceso es rural  y se inicia a partir de un caserío denominado Doña Bartola, después se pasa por chorochoro, continuando por la Horqueta de Mata Chivo y Río Grande.
El nombre de “Los Marines” según testimonio oral de los habitantes más antiguos del caserío, se origina de sus  primeros fundadores, cuyos apellidos eran “Marín”: Pedro pablo Marín, Juan Marín, Jesús María Marín y Esteban Marín, de esa alcurnia y su extensa sociedad cultural nace Andrés López Marín.

Rasgos biográficos de Andrés López Marín:
Andrés López Marín titulado popularmente el látigo de Cajigal, nace en los marines  el 10 de abril de 1947, sus padres fueron: Don Andrés López Azocar y Doña Luisa Eugenia Marín con cuales obtiene seis hermanos: Anne Esther, Freda, Gointa, Juan Claudio, Ramón, Jesús y Lidia.
Desde temprana edad habitó en Yaguaraparo bajo la tutela de la Señora María Gamboa de Marín y su abuela Virginia Gómez a cuyas  consideró como sus madres. Al transcurso de su vida casándose en dos ocasiones  y emparentándose con algunas amantes engendró nueve hijos: Yenira, Yudy, Yandriela, Eucaris,  Jhon, Andrés  Manuel, Andrés Eduardo, Andrés Eloy  y Carlos Andrés.
Inicia su educación primaria  desde primero a tercer grado en la escuela Nacional Yaguaraparo, en el ambiente escolar  inició a componer sus primeros versos. Culmina su estudio primario en la Escuela Juan Manuel Cajigal.
La labor profesional que ejerció en la sociedad fue la de técnico cacaotero, logrando con su labor ser el administrador de una empresa Agropecuaria Aprocao, cuya fundo y ubicó en la Avenida Sucre al lado de la cauchera o venta de repuestos L.L. en Yaguaraparo.
Dicto diversos cursos y talleres de Agricultura en el Liceo Diego Carbonell, además su actividad social se extendió óptima en sus áreas productivas y fue Coordinador  de uniones, Técnico Director regional del Fondo Nacional del Cacao, Delegado Agrario del Instituto Agrario Nacional, Jefe de Oficina Agropecuaria Aprocao de Yaguaraparo, Concejal y Presidente del Concejo Municipal del Municipio Cajigal.
Tuvo el merito de representar a la Sociedad Cajigalense a través de festivales del Galerón en  varios Estados de Venezuela: Vargas, Zulia, Guárico, Delta Amacuro, Bolívar, Monagas, Anzoátegui, Nueva Esparta y Sucre.
A través de su ingeniosa carrera brillante y artística - popular, obtuvo varios reconocimientos en honor a la gran labor que ejecutó triunfalmente entre la sociedad mediante sus diversas participaciones y manifestaciones socio culturales:  el Carinicuao de oro en Cariaco, el primer lugar en la feria de San Juan Bautista, primer lugar en la Feria de San Miguel, Río Caribe, reconocimiento de Galerón  en Ciudad Ojeda Zulia, Primer y segundo lugar en el Festival San Juan de Los Morros en el Estado Guárico, Estatuilla en Cantaura del Estado Anzoátegui, además de sus premios obtenidos, igualmente fue agasajado, honorado y ameritado por su apreciada figura profesional y artística – popular como:  Padrino del Decimo Segundo (XII) Festival de la Voz Escolar de Cajigal de Paria, Presidente del Jurado festival de sidor 1991, integrante del jurado de los festivales de aguinaldo en las poblaciones de el pilar, Tunapuy, Rio Caribe y Yaguaraparo, Jurado en las competencias finales en Güiria y Yaguaraparo y fue homenajeado por su intensa actividad folclórica en Canchuchu de la ciudad de Carúpano.
Ejerció eficazmente la docencia, la comunicación social y las letras. Era un compositor y cantautor consumado, su pericia para componer, cantar, interpretar y gesticular poesía de la decima era inigualable y respetable.
Participo en un sin número de velorios y festivales, en ferias, fiestas patronales, velorios de cruz y de Santos como el gran poder de Dios, la Virgen Del Valle y otros.
Interpretó diversos cantos orientales y fue compositor de aguinaldos, polos, jotas, malagueñas, recitales y otras variantes del folclor oriental, compuso las canciones de: el Bagre Amarillo, Mis Costumbres, El Ocaso de los Mitos, Añoranzas, Himno del Liceo Diego Carbonell, Canto al Libertador, Origen del Caserío, Homenaje a los Marines, Las Bellezas de mi Tierra, Consejo de mi Tío Juan, Mis plegarias por Cariaco, entre otras.
 Fue autor de cincuenta glosas de diversos  temas, destacándose homenajes a Luis Mariano Rivera,  al Gallo de Quiriquire, el Ruiseñor de Oriente, Anjá mi Maestro Anjá, Fabián Guerrero, Nicolás Yanez, Caledonio Guilarte, José Ramón Villarroel y Nicasio Bello.
Antes de su ocaso prematuro Coordinaba un proyecto propuesta sobre una guía didáctica dirigida al Aprendizaje de los Cantos Tradicionales del Oriente Venezolano, lo cual buscaba facilitar la formación de nuevas generaciones que permitiría la valorización  de nuestros cantos y la comprensión del origen de nuestras raíces y elementos de la oriundez de la identidad local y regional.
Es lamentable la pérdida inevitable de este baluarte que estaba por valorizar y rescatar lo que se ha perdido en el tiempo.
El artista popular fue vilmente asesinado sin que se haya hecho justicia. 
Paz y honor a sus restos mortales.